Cláusulas abusivas en mi hipoteca: cómo saber si tengo una y reclamar al banco

Cláusulas abusivas en hipotecas en Lanzarote

Nauzet Duque Torres, Abogado núm. 517 del Iltre. Colegio de la Abogacía de Lanzarote.

Teléfono 648 04 43 43

Arrecife, 19 de octubre de 2018.


¿Cómo actuar en caso de tener una cláusula abusiva en la hipoteca?

Antes que nada, es recomendable acudir a un profesional para que estudie nuestra escritura de préstamo hipotecario y le asesore para que le diga qué cláusulas abusivas tiene y en cuáles puede reclamar dinero si se lo han cobrado indebidamente.

En primer lugar, recomendamos hacer una reclamación ante el Banco en la que solicitamos que nos quiten la cláusula abusiva y en su caso, si procediera, nos devuelvan el dinero que nos han cobrado indebidamente.

Una vez haya pasado el plazo prudencial que le hayamos dado al Banco desde dicha reclamación, haya contestado o no el Banco, y siempre que la respuesta, en caso de haberla, haya sido negativa, se podrá proceder a interponer la correspondiente demanda judicial.

El usuario tiene además la opción de interponer la demanda judicialmente, sin necesidad de reclamar anteriormente a su entidad bancaria.

En cualquier caso, lo que debemos solicitar en la demanda que se plantee ante el Juzgado, será la nulidad de la cláusula por abusiva, y en su caso, si procediera, la restitución de las cantidades cobradas indebidamente por el Banco.

Será necesaria la intervención de abogado y procurador por el tipo de procedimiento que se ha de interponer.


¿Qué es una cláusula abusiva y qué efectos tienen?

Las cláusulas abusivas son aquellas estipulaciones contractuales que no han sido negociadas individualmente por el consumidor y que, en contra de la buena fe, causan en perjuicio del consumidor un desequilibro importante en los derechos y obligaciones que derivan de un contrato.

Para apreciar el carácter abusivo de una cláusula contractual, habrá que atender a la naturaleza del bien o servicio objeto del contrato, a las circunstancias concurrentes en el momento de su celebración y al resto de las cláusulas del contrato en cuestión. El hecho de que alguna cláusula o alguno de los elementos integrantes de la misma haya sido negociado individualmente, no impedirá la consideración como abusiva de esa cláusula o del resto de las cláusulas presentes en el contrato. En todo caso, la prueba de que una cláusula ha sido negociada individualmente corresponde al banco, no al consumidor.

Existen diferentes cláusulas abusivas como son: la cláusula suelo, la cláusula de gastos hipotecarios, la comisión de apertura, hipotecas multidivisa, los intereses de demora, el vencimiento anticipado…

Si pincha aquí, irá a nuestro otro post sobre las clases y ejemplos de cláusulas abusivas.

Las cláusulas incluidas en un contrato que tengan la consideración de cláusulas abusivas son nulas, se tendrán por no puestas y no producirán efecto alguno. Sin embargo, el resto del contrato seguirá siendo obligatorio para las partes contratantes, siempre que pueda subsistir sin las cláusulas declaradas abusivas.

En lo que respecta a los distintos operadores jurídicos en relación con estas cláusulas, hay que tener en cuenta que la declaración de abusividad de una cláusula contractual sólo puede hacerla el Juez, a quien corresponde valorar las circunstancias de hecho concurrentes en el caso concreto.

Por otro lado, la actuación del Notario se limita solamente, a asesorar e informar sobre el posible carácter abusivo de una cláusula y a denegar la autorización de aquellas escrituras que contengan cláusulas incluidas dentro de la llamada lista negra de cláusulas abusivas o que hayan sido declaradas nulas por ser abusivas en virtud de sentencia judicial firme inscrita en el Registro de Condiciones Generales de la Contratación.


Si aún tiene una cláusula suelo, una cláusula de gastos hipotecarios, una cláusula de comisión de apertura, una hipoteca multidivisa o cualquier otra cláusula abusiva podemos ayudarle a que se la anulen. Si no sabe si tiene alguna cláusula abusiva también no dude en contactar con nosotros.

Llámanos al 648 04 43 43.

Nos encontramos en la c/ Esperanza, núm. 1, 1º Oficina E, CP 35500, Arrecife, Lanzarote, Islas Canarias, España.