Breve apunte jurídico sobre la Resolución del Juez de Competición de fecha 4 de diciembre de 2015

Eliminatoria de 16 de final entre el Cádiz C. F, S.A.D. y el Real Madrid C. F.

Al día siguiente de conocerse la alineación indebida del jugador madridista Denis Cheryshev en el partido de ida de Dieciseisavos de Final de la Copa de S. M. el Rey que enfrentaba al Cádiz y al Real Madrid, el Presidente de este último equipo compareció en rueda de prensa afirmando que el Real Madrid no incurrió en alineación indebida, alegando que nadie comunicó la sanción al club y que el Tribunal de Arbitraje Deportivo había reconocido la necesidad de notificar personalmente las resoluciones para que éstas pudieran tener efecto. El jugador ruso parecía compartir la versión de su Presidente declarando que a él nadie le había notificado personalmente la sanción que le habría llevado a no disputar el partido.

Sólo un día más tarde, en una resolución que jurídicamente me parece impecable -disculpen haber introducido aquí mi opinión personal- el Juez único de competición de la Real Federación Española de Fútbol dictaba una resolución por la que acordaba, literalmente:

"Declarar la existencia de alineación indebida del jugador del Real Madrid C. F. don Cheryshev Denis en el encuentro disputado el 2 de diciembre de 2015 entre el Cádiz C. F, S. A. D. y dicha entidad denunciada, dando el partido por perdido al Real Madrid C. F. y por resulta la eliminatoria de diesiseisavos de final del Campeonato de España - Copa del Rey a favor del Cádiz C. F, S. A. D, con multa accesoria al club infractor en cuantía de 6.001 €, ello en aplicación del art. 76, apartados 1 y 2.a) del Código Disciplinario de la RFEF (...)"

Más allá del sentido final de la resolución, llama la atención su fundamentación jurídica. En su desarrollo (que ocupa 9 páginas cuya lectura recomendamos por lo detallado de su razonamiento) el Juez de competición indica que "tal y como consta en los archivos de la RFEF y figura en el expediente, dicha Resolución [de 6 de marzo de 2015, por la que se imponía la sanción a Cheryshev] le fue notificada puntualmente al Villareal C. F., S. A. D., club en el que militaba el referido jugador en la temporada 2014/15, y en la misma fecha fue objeto de comunicación pública por el cauce habitual de publicación en el apartado correspondiente de la página web oficial de la RFEF, permaneciendo hasta el día de hoy dicha publicación en el referido sitio web".

El Juez de competición aclara que al margen de la evidente probabilidad de que el Villareal comunicara la sanción al jugador, el domicilio facilitado por éste para recibir notificaciones fue precisamente la sede del Villareal C. F., motivo por el cual la citación se habría practicado correctamente, al margen de haber sido publicada de acuerdo con la previsión legal.

Aplica el Juez la teoría de los actos propios, tan conocida en diversos ámbitos del derecho, en tanto dicho medio de comunicación ha sido empleado durante lustros por el Real Madrid C. F., quien ha acatado todas las resoluciones anteriores a pesar de no haber sido recibidas de manera personal por sus jugadores, más allá de haber sido remitidas al propio club, quien las hace llegar a aquéllos. "En ningún precepto se exige [añade] ni el sentido común ni la lógica lo aconsejan, que se entregue en mano y con acuse de recibo a cada futbolista todas y cada una de los cientos de sanciones que se imponen por los órganos de disciplina deportiva", achacando la falta de conocimiento, si la hubo, a "la falta de una diligencia mínima por parte del citado club y de su jugador".

Desestima el Juez las alegaciones del Real Madrid con fundamento en el art. 41 del Código Disciplinario de la RFEF, dado que su apartado 1 alude a la publicación de la resolución en el portal web de la RFEF, como así se hizo, sin perjuicio de que además su apartado 3 aclara lo siguiente:

"Las notificaciones a los jugadores, entrenadores, técnicos, delegados y directivos podrán realizarse en el club o S.A.D. al que pertenezcan en cada momento. La notificación será válida a todos los efectos".

La resolución concluye que "aun cuando en un agónico esfuerzo por parte del club denunciado se pretenda negar la evidencia e ir contra sus propios actos (...) y aun cuando a juicio de este órgano disciplinario no queden fisuras sobre tales extremos, improbables dudas al respecto deberían quedar disipadas por simples reglas de lógica inferencia, como el hecho de encontrarnos ante un jugador de fútbol profesional, quien debe ser consciente del número de amonestaciones que hasta el momento en cuestión había acumulado en la Copa de S. M. el Rey y que ello acarreaba suspensión por un partido en dicha competición".

Consulte aquí el texto íntegro de la resolución

Y en este otro enlace, el texto íntegro del Código Disciplinario aprobado por la RFEF para la temporada 2015/16