Nueva fundamentación jurídica de la RFEF respecto a la eliminación del Real Madrid C. F. de la Copa de S. M. el Rey.

En la Resolución del Comité de Apelación, de 10 de diciembre de 2015

En su resolución, y frente a la invocación que el club blanco hace al art. 41 del Código Disciplinario, la RFEF mantiene que "en el artículo 59 de la Ley 30/1992 [de 26 de noviemmbre, de Procedimiento Administrativo Común] no hace de la notificación personal en sentido estricto el fundamento de la validez del acto de comunicación, sino que introduce dos condicionantes: que sea completa y que se haga en el lugar escogido por el interesado, coincida o no con su domicilio personal", y añade que según el art. 59.1 LPAC "las notificaciones se practicarán por cualquier medio que permita tener constancia de la recepción por el interesado o su representante, así como de la fecha, la identidad y el contenido del acto notificado".

Indica la citada Resolución que "el Código Civil disingue entre el domicilio real (art. 89 CC), el domicilio legal o de derecho (art. 90 CC) y el denominado domicilio electivo, de importancia en el presente caso, y que el Código Civil regula diciendo que las personas en sus contratos pueden elegir un domicilio para la ejecución de sus obligaciones”. Añade que esta última modalidad de domicilio es la que aceptó el jugador sancionado al firmar su contrato con el Villarreal CF SAD, como destaca la resolución recurrida y no discute el recurrente. Guarda consonancia, además, con el art. 41.3 CD, que venimos citando, el cual en este apartado prescribe que las notificaciones a los jugadores, entrenadores, técnicos, delegados y directivos podrán realizarse en el club o SAD a que pertenezcan en cada momento. La misma será válida a todos los efectos”.

A mayor abundamiento y refiriéndose a la publicación en el portal web de la RFEF de la lista de jugadores sancionados añade que "a su vez, el Real Decreto 1591/1992, de 23 de diciembre, de Disciplina Deportiva, en sus artículos 48 y 49 proporciona un plus de legitimidad a la utilización de las comunicaciones públicas, llegando a disponer en el 49.1 que cuando se imponga una sanción que conlleve el cumplimiento de otra, se entenderá suficiente la comunicación pública del órgano disciplinario correspondiente para que esta última alcance ejecutividad".

En la Resolución de 10 de diciembre de 2015, que consta de 11 páginas que puede consultar íntegramente en este enlace, la Federación Española de Fútbol inserta otros razonamientos que como la resolución anterior, dictada el 4 de diciembre de 2015 por el Juez Único de Competición, desgrana abundantes fundamentos jurídicos cuya lectura recomendamos por el detalle con que se disecciona el supuesto sometido a su consideración.